Quién no se ha preguntado alguna vez cómo es capaz un artista o profesional de tallar o grabar rocas tan duras como son el mármol o el granito. Como sabemos, el mármol es una roca compacta, formada a partir de piedras calizas que, en el interior de la Tierra, ha sido sometida a altas presiones y temperaturas, alcanzando un alto grado de cristalización y adquiriendo grandes niveles de resistencia. Ambos materiales naturales han sido recurrentes en manos de artistas y constructores a lo largo de la historia.

El uso del mármol

El carbonato cálcico es el elemento fundamental que forma el mármol, siendo el material que confiere al mármol su aspecto elegante y lujoso. Su uso como objeto decorativo no es en absoluto nuevo, comenzó a utilizarse desde hace ya muchísimo tiempo, en la Antigua Grecia, aproximadamente en el siglo VI a.C., Egipto y Roma, sobre todo se usó en el arte y en la construcción. Aunque se tienen muestras de haber sido usado por primera vez en Yazmek Gaziantep, por los hititas en Turquía, alrededor de 1600 años a.C.

Grecia

En Grecia, el mármol, fue fundamental para la construcción de todo tipo de edificios y para la escultura de las piezas que aún hoy día pueden contemplarse en museos. La primera construcción que se hizo en mármol fue el templo de Artemisa en Éfeso, considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, un edificio de dieciocho metros de altura que era sostenido por 127 columnas de mármol.

Así mismo, el Partenón de Atenas, la segunda edificación en importancia de la Grecia Antigua, está rodeada por 8 columnas en las fachadas y 17 en cada lateral, cada una mide 10,93 metros de alto y 1,91 metros de diámetro.

Roma

El Coliseo de Roma también tenía muchos elementos en mármol, como la mayoría de las decoraciones, las tres primeras filas de asientos, que estaban reservadas para la clase social más acomodada, las balaustradas y los revestimientos de las paredes.

Uno de los edificios más emblemáticos de Italia en mármol está en Venecia, en concreto el Palacio Grassi, en el que se utilizó gran cantidad de mármol blanco en su construcción.

Otros lugares con grandes estructuras en mármol

En el Antiguo Egipto, la base de la Pirámide de Keops se construyó con grandes bloques de mármol, también las paredes de sus amplias galerías estaban recubiertas con este material.

En la India, el Taj Mahal, un mausoleo también conocido como el “Palacio de la Corona”, es uno de los edificios más visitados del mundo y está construido entero con mármol blanco.

No hay que olvidarse de la Basílica de Santa Sofía, en Turquía, o el Monumento a Washington (Washington Monument), en honor al primer presidente de los Estados Unidos, construidos también en este material pétreo.

El granito

Por otra parte, tenemos el granito, siendo la roca más abundante de la corteza terrestre, se forman al solidificarse el magma a gran profundidad, con unas condiciones de mucha presión y enfriándose muy lentamente.

El granito está compuesto fundamentalmente por cuarzo, minerales de mica y de silicio oscuro y feldespato coloreado. Presenta una estructura gruesa y aspecto granular. Con tonalidades muy variadas, como pueden ser: blanco, negro, rojo claro, marrón, beige, gris… Es una roca muy dura, más fuerte que el mármol, aguanta muy bien las altas temperaturas, es impermeable y su densidad es elevada.

No son pocas las estructuras y construcciones que aún se conservan de la antigüedad con este material, construcciones realizadas a lo largo de la historia, como pueden ser la Gran Pirámide de Guiza, o la Cámara del Rey, ambas construidas con grandes bloques de granito.

Los obeliscos egipcios también fueron tallados en este material y se han encontrado estatuas, vasijas o recipientes realizados con esta roca.

En la actualidad

Más recientemente, se pueden enumerar construcciones también muy espectaculares, como son el ayuntamiento de Tokio (Japón) de granito gallego de la variedad Rosa Porriño. La Sagrada Familia (Barcelona), realizado en granito silvestre moreno y fino. El edificio en la Franklin Plaza de Washington (EE UU), también de variedad Rosa Porriño de granito gallego. La Catedral de Santiago de Compostela (España), la Torre de Hércules en A Coruña (España), la Sede del Parlamento Europeo en Bruselas (Bélgica) son algunas de las muchas obras realizadas en granito.

En la actualidad, al ser materiales que proporcionan elegancia y durabilidad, tanto el mármol como el granito, también es frecuente encontrarlo en casas particulares, edificios, en columnas, fachadas, pilares, escaleras, como parte del mobiliario… y, sobre todo, en el arte fúnebre.

WhatsApp Consúltanos por WhatsApp