El mármol es uno de los materiales que más embellecen los hogares una vez colocados, pero antes de cumplir con este objetivo final, ha tenido que pasar por diversos procedimientos y empresas. El recorrido de una pieza de mármol antes de instalarse definitivamente en las cocinas, salones, dormitorios o cuartos de aseo ha de pasar por las manos de, al menos, tres profesionales.

Las empresas por las que debe pasar el mármol son aquellas encargadas de extraerlo de la roca madre, aquella que lo traslada hasta llegar a aquella empresa que la manipula y le da forma, es decir, quien lo trabaja. Aún se podría añadir una más, que sería aquella encargada de ofrecerla al cliente, quien la vende a su destinatario final.

La extracción del mármol

La primera de las empresas por las que tienen que pasar las piezas de mármol es la que se dedica a la extracción de la piedra directamente de la cantera. Se trata del inicio de la cadena que terminará con el mármol en una vivienda. Es, posiblemente, uno de los pasos más importantes de este proceso. Generalmente, este trabajo lo llevan a cabo empresas locales, profesionales que habitan cerca de la cantera o empresas de mayores dimensiones que preparan personal de la zona.

Estas organizaciones, después de estudiar bien el lugar y localizar el mejor sitio donde excavar, procederán a la obtención del mármol después de llevar a cabo las inspecciones previas sobre el terreno con las calicatas. De este modo, se podrá inspeccionar todo el terreno con mayor facilidad, los técnicos procederán a estudiar la calidad de la piedra para extraerlas con el mayor de los cuidados en formatos de grandes dimensiones (losas o tablas).

La importación o el transporte

El siguiente paso lo realizará una empresa importadora, que tendrá que supervisar y garantizar la calidad del mármol extraído. Serán técnicos altamente capacitados los que deberán llevar a cabo este proceso de identificación y selección del mejor material para etiquetarlos según su calidad y variedad.

Una empresa especializada en este escalón de la cadena de producción del mármol debe conocer la calidad de la cantera en la que trabaja, teniendo la capacidad de importar de diferentes excavaciones alrededor del mundo. El objetivo es proveer de las mejores calidades a los que trabajan el mármol, seleccionando, cortando, puliendo y preparando este delicado y exquisito material.

Las empresas importadoras son también distribuidoras, por lo que cumplen dos funciones fundamentales en este proceso. Son las encargadas de continuar la cadena, pasando a formar parte de este sector como espacio intermedio entre la extracción y los productores finales o empresas de servicios, como son los marmolistas, las empresas constructoras, diseñadores de interior, escultores e incluso ante el cliente final.

El marmolista y otras empresas que manipulan el mármol

Como punto final de este recorrido antes de que el cliente pueda disfrutar de este material en su casa, se presentan el marmolista y las empresas encargadas de trabajar y dar forma al mármol a pequeña y mediana escala, produciendo tableros y losas. Son los encargados de elaborar los más variados diseños, desde las bancadas para las cocinas y cuartos de baño hasta las losetas que se utilizarán para revestir los suelos y paredes, pasando por todo tipo de objetos decorativos (obras funerarias, esculturas, balaustradas…)

Arte Madriz, la especialización en arte funerario

En este último paso es donde hace su aparición Arte Madriz, trabajando tanto el mármol como el granito de la mayor calidad y ofreciéndolo al mejor precio del mercado para todo Madrid y la provincia de Toledo.

Es bien cierto que todo el territorio nacional ofrece un buen número de empresas que trabajan muy bien este material, pero, en relación al arte funerario, nadie ha sido capaz de igualar la calidad el producto terminado que ofrece este marmolista en Madrid. No es de extrañar, ya que utiliza los mejores mármoles, tanto nacionales como internacionales, aplicando en su manipulación las técnicas y herramientas más innovadoras sin dar de lado el buen hacer de una tradición milenaria.

Además, como ya se ha comentado, los precios que se ofrecen no tienen competencia posible, puesto que se trabaja sin intermediarios, abaratando los costes al ofrecerlos directamente al cliente final, llevando a cabo todo el servicio, desde la fabricación hasta el grabado, el transporte y la entrega de las piezas funerarias.

WhatsApp Consúltanos por WhatsApp